Ejercicios espirituales para los seminaristas

Durante la semana del 5 al 12 de noviembre, los seminaristas han relaizado las jornadas de ejercicios espirituales como cada año. Esta vez han sido impartidos por el carmelita D. Salvador Ros. Daniel Gutierrez, seminarista de primer curso nos cuenta cuál ha sido sido su experiencia. 

 

Durante la semana del 5 al 12 de noviembre, hemos realizado unos ejercicios espirituales, los cuales han sido impartidos por Salvador Ros García. Durante dicha semana, hemos vuelto a la fuente del Amor Primero, por medio de las experiencias, descubriendo que,como dice S. Bernardo: “Nadie puede buscarte (a Dios), sino el que antes te haya encontrado”.

 

Tras descubrir que es Dios el que nos busca, disfrutamos profundizando en la Oración que Jesús nos enseñó, el Padrenuestro. Dios es nuestro Padre, ese Padre que nos llama Hijos, por amor. Está siempre esperándonos con los brazos abiertos, a pesar de lo que hayamos hecho. Esta relación nos lleva a la confianza plena con Dios Padre, y desde esa confianza pedimos que se cumpla su voluntad, pues Él siempre desea lo mejor para sus hijos. Él nunca nos abandona, está siempre ahí, incluso cuándo parece que estamos más alejados de Él, pues es estando alejado de Él (por ejemplo, por el pecado), dónde encontramos su Gracia y que nuestra alma está sedienta del Dios Vivo.

 

Para mí, ha sido una experiencia inolvidable, en la que he podido acudir al Amor Primero, esa fuente de la que siempre tenemos sed. Es importante cuidar el espíritu, aunque desconectes por un tiempo de las redes, ¡se consigue! Y me gustaría terminar con una gran frase de K. Rahner: “El cristiano de mañana o será místico (espiritual), o no será cristiano”. Porque una religión que solo se convierte en ritos, no nos llena el corazón.

 

Daniel Gutierrez

Seminarista de primer curso

Nuestro Seminario en Twitter

Tweets de Seminario de Málaga @SeminarioMalaga
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Seminario Diocesano de Malaga