Historia

Vista general del Seminario de Málaga.

La fundación del Seminario de Málaga se remonta al año 1587, en que el entonces obispo de la diócesis, D. Luis García de Haro, gestionó para ello el beneplácito del rey Felipe II. Dos meses más tarde de la muerte del obispo, ocurrida el 14 de agosto de 1597, el príncipe D. Carlos, en nombre de su padre Felipe II, firmaba la Real Cédula de erección del Seminario Malacita­no.

 

Tras consultar al Cabildo, se decidió por habilitar una casa situada entre el huerto del Sagrario y la Catedral, y en 1600, con el obispo D. Tomás de Borja (hermano de San Francisco de Borja), se terminaron las obras y abrió sus puertas el Colegio-Seminario.

 

El rey Carlos IV, en 1779, le concedió el título de "Conci­liar" y la incorporación a la Universidad de Granada, con capacidad de conceder grados en Filosofía y Teología.

 

En 1819, el obispo D. Alonso Cañedo y Vigil compró una casa contigua al Palacio Episcopal, por calle Santa María, donde trasladó el Seminario.

 

El 28 de mayo de 1863, el obispo D. Juan Nepomuceno Casca­llana y Ordóñez adquirió un edificio en la calle San Agustín, al que trasladó el Seminario Menor.

 

Merecen especial atención las reformas llevadas a cabo en 1881, siendo obispo D. Manuel Gómez-Salazar y Lucio-Villegas: se ampliaron considerablemente las diversas dependencias, se incorporó nuevo material de enseñanza, se mejoró la biblioteca y se reformaron los estudios.

 

En 1896, D. Juan Muñoz Herrera autoriza el establecimiento de Preceptorías de Latín y Humanidades en las capitales de arcipres­tazgos como escuelas preparatorias de ingreso al Seminario.

 

Al tomar posesión de la diócesis en 1920 el hoy ya beato D. Manuel González García, se hizo cargo con especial empeño de la situación del Seminario:

 

"...estrechas estancias, pisos eleva­dos, patios sombríos, paredes y suelos siempre mojados de humedad y jamás vi­sitados por el sol, clases iluminadas con luz artificial en pleno día..., el constante y ensordecedor ruido produci­do por el martillo de varios marmolis­tas y zapateros establecidos en la ca­lle a que da la fachada principal, la bullanguera música de todos los piani­llos callejeros que nunca faltan con su obligado cortejo de cantores y bailado­res improvisados, el griterío..."

Bto. Manuel González visitando las obras del Seminario

Todo ello hacía difícil la vida de recogimiento y estudio.

 

"Por eso me metí en la locura (así la llamaban no pocos amigos cuerdos) de levantar lo que, mientras fue mi sueño, llamé "Mi Seminario", y cuando fue rea­lidad, "El Seminario del Corazón Euca­rístico de Jesús", cuya primera piedra se colocó solemnemente el 16 de Mayo de 1920, en unos montes cercanos a la ciu­dad, con arquitectura "a la andaluza", puesto que para Andalucía es, con mucho aire, sol, cal blanca, azulejos y sobre todo mucho gráfico. Que, desde el pri­mer grano de tierra de la puerta hasta el remate de la veleta, todo enseñe grá­fi­camente a conocer y amar a Jesús Sa­cra­mentado".

 

El nuevo edificio abre sus puertas el curso 1924-25 bajo la dirección de los Misioneros Eucarísticos Diocesanos, en sustitu­ción de los Operarios Diocesanos, que lo habían regentado desde 1904.

 

El 11 de febrero de 1926 fue visitado por los reyes de España, D. Alfonso XIII y Doña Victoria Eugenia

 

En los duros años de nuestra Guerra Civil, el Seminario dio testimonio de la fe a través de la muerte heroica de cinco seminaris­tas y cinco profesores, destacando con su especial estilo de entrega el rector, D. Enrique Vidaurreta Palma, y el diácono D. Juan Duarte Martín, cuyos respectivos procesos de beatificación se encuentran en marcha.

Edificio construido por Don Balbino

En 1944, el obispo D. Balbino Santos Olivera amplía las dependencias con un nuevo pabellón destinado a Seminario Mayor. Y entre ambos pabellones, D. Ángel Herrera Oria cerrará la explanada con una tercera edificación destinada a aulas de Filosofía y Teolo­gía.

 

En 1967, ante el corto número de alumnos, el obispo D. Emilio Benavent Escuín decide, de acuerdo con los demás obispos de la provincia eclesiástica, que los alumnos filósofos y teólogos realicen sus estudios en Granada, en el Estudio General de Filosofía de los PP. Dominicos y en la Facultad de Teología de los PP. Jesui­tas, respectivamente.

 

A partir del curso 1974-75, el obispo D. Ramón Buxarrais Ventura crea el Centro Diocesano de Teología. Allí estudiarán los nuevos seminaristas, junto con un creciente número de laicos que se interesan porla Teología.

 

En el curso 1979-80 los seminaristas empiezan a residir nuevamente en el edificio del Seminario. Y en el curso 1986-87 el Teologado reemprende sus actividades académicas en este centro.

 

Desde comienzo del curso 1989-90, nuestro Seminario está afiliado académicamente a la Facultad de Teología de Cartuja (Granada). Con ello se sigue el mismo plan de estudios y los alumnos pueden adquirir en este centro el grado de Bachiller en Sagrada Teología, equivalente, según la legislación actual, a Licenciado en Estudios Eclesiásticos.

 

Durante el curso 1990-91, con el impulso decidido y cordial de D. Ramón Buxarrais y la colaboración de toda la diócesis, se efectúa una importante reforma en los tres edificios del Seminario. En el más antiguo se adecuan las aulas y se crean un Aula Magna y dos salas de reuniones. La parte Este del mismo edificio (hoy
Centro Diocesano de Espiritualidad) se adapta para residencia de ancianos y se cede por tres años para tal fin a las Hermanitas de los Pobres. El edificio que es residencia actual de los semina­ristas mayores, construido en tiempos de D. Balbino, se renueva por completo en su interior. Y, por último, las aulas de
Filosofía y Teología vuelven a estar en el edificio construido por D. Ángel Herrera.

Nuestro Seminario en Twitter

Tweets de Seminario de Málaga @SeminarioMalaga
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Seminario Diocesano de Malaga