Renovación de la consagración al Corazón de Jesús

Peregrinarión a Madrid

Nos lo cuenta el rector del Seminario, D. Antonio Eloy:

El pasado día 28 de febrero y 1 de marzo, como muchos andaluces, aprovechamos el día de fiesta y descanso para tener un tiempo de convivencia fuera de la vida diaria del seminario. Nos dirigimos a Madrid para ver el musical "33" y renovar nuestra consagración al Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles ya que este año de celebra el centenario de la Consagración de España al Corazón de Jesús, 1919-2019.

La razón por la cual existe el seminario es Jesucristo, y para seguir a Jesucristo como Buen Pastor, vivimos con Él; convivimos formadores y seminaristas, oramos y estudiamos, compartimos la vida, las ilusiones y las esperanzas, nos ayudamos en las dificultades y gozamos en las alegrías. Por este motivo nos pusimos en camino para ver el musical "33" de Toño Casado, en el que, con medios sencillos, una coreografía espectacular y unas voces de actores nuevos impresionantes, pudimos disfrutar de una escenificación musical de los momentos más decisivos de la vida de Jesucristo. Con "Él empieza el Reino del Corazón, el Reino del Amor" como mensaje central de parte de Dios, fue, entre otros muchas, algunas de los canciones que entusiasmaron y alegraron al gran número de espectadores que estábamos presentes. 

Porque hemos sido seducidos y atraídos por el Amor del Corazón de Cristo, al día siguiente, primer viernes de mes, nos dirigimos al Cerro de los Ángeles para renovar nuestra entrega y consagración al Corazón de Jesús, como lo hiciera también en ése lugar allá por 1919 San Manuel González. Después de visitar el monumento, celebramos la Eucaristía y en ella renovamos nuestra consagración al Corazón de Jesús, nuestro ofrecimiento humilde a su Amor, no sólo como seminario de Málaga, sino teniendo muy presente a nuestro Obispo, nuestro presbiterio y toda la Diócesis de Málaga. Fue un momento entrañable en el que nos sentimos unidos en el amor de Jesucristo a todos los que formamos en Cristo la Iglesia de Málaga, que tiene un único y desbordante corazón, del que brota amor para todos y cada unos de nosotros y para los que ni siquiera le conocen, pero que reconocemos hermanos en su amor.

La consagración es un acto por el cual entregamos al amor de Dios nuestras personas, cualidades,acciones, todo en definitiva, abandonándonos en sus manos con confianza.Consagrarse es ponerse totalmente a disposición de Cristo, de su deseo de salvación para todos. Cuando hemos sido tocados por su Amor, la respuesta es corresponder a su Amor. Ése es nuestro deseo, por eso estamos en el seminario y hacia ése Amor queremos atraer a todos. Ésa es nuestra vocación.

 

Antonio Eloy Madueño Porras, Rector del Seminario de Málaga.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Seminario Diocesano de Malaga